Para trabajar online y de forma distribuida, decidimos utilizar las hojas de cálculo de Google Drive, donde importamos el archivo completo de calles de Madrid, con distritos y barrios. Una vez lo vimos, utilizamos la herramienta de filtro para poder ir clasificando por distrito y así repartirnos el trabajo. Sin embargo, nos dimos cuenta de que cuando una añadía un filtro, el resto sólo podíamos ver la parte filtrada del archivo. Con lo que resultaba poco útil para el reparto por distritos que habíamos planeado. Visto este problema, creamos páginas dentro del mismo archivo repartiendo uno o varios distritos para cada una de las integrantes del grupo. De esta forma, una vez concluimos con la clasificación, unificamos en una única página de nuevo todas las calles y distritos.

Para poder hacer una lectura correcta sobre el número de calles dedicadas a personas, hemos hecho una versión simplificada del archivo de datos, eliminando las duplicadas (cuando una calle aparece en más de un barrio y/o distrito). También hemos simplificado los datos al no tener en cuenta si hay  una plaza y una calle con el mismo nombre, dejando sólo una de ellas. Esto nos permite contabilizar el número exacto de nombres de calles existentes aunque de esta forma no podemos ponderar su importancia. Es decir, no sabemos el peso simbólico que tiene una persona cuando su nombre está presente en una calle que discurre por varios barrios e incluso varios distritos, o cuando se le ha dedicado varios tipos de vía distintos, ni hemos establecido un valor distinto a si el nombre es en una PLAZA, una AVENIDA o una CALLE.

Por ejemplo, hay más de 350 viales dedicadas a hombres que ocupan más de un barrio y/o distrito, o tiene su nombre más de un vial, mientras que en el caso de las de mujeres no llegan a 90. Por lo tanto, el análisis de la relevancia de las personas representadas en el callejero en este sentido o pensando en cuánto más importante es una calle en función del distrito en el que está, quedaría pendiente para una fase más avanzada del proyecto.

El objetivo inicial del proyecto era desarrollar un mapa interactivo en el que poder seleccionar las distintas categorizaciones que habíamos establecido en la base de datos. De esta manera, queríamos permitir que quien quisiera hiciera sus búsquedas en base a la clasificación planteada ofreciendo cantidades totales y porcentajes de, por ejemplo, calles de PERSONAS + FEMENINO + MÉRITOS, o cualquier otra combinación, total o parcial. Sin embargo, por falta de tiempo, sólo podemos ofrecer una serie de mapas estáticos con una serie de búsquedas específicas que nosotras hemos decidido.

> Tipo de análisis

Desde el principio, decidimos que centraríamos la investigación y el análisis a partir de una foto “fija” actual sobre los datos del callejero y utilizando solamente el archivo que nos descargamos del portal de datos abiertos el 20 de octubre. Aunque hay otras bases de datos que nos permitirían profundizar en la evolución de los nombres de las calles, y lo interesante que resultaría a nivel visual tener en un mapa con una línea temporal interactiva para conocer esa evolución, sabíamos que no disponíamos del tiempo ni los medios para hacerlo, al menos, en esta primera fase.

Además de los recursos que ya hemos comentado, utilizamos un documento del Foro de la Memoria relacionado con las calles franquistas. Con lo que añadimos una columna más al archivo con estos datos para tenerlo en cuenta y analizar más adelante esas calles y su evolución.

> Entrevistas

En un momento hacia la mitad de la investigación, pensamos que sería muy interesante para completar nuestra lectura de las calles, hablar con las personas que más han trabajado el callejero de Madrid. Por eso, contactamos con Luis Miguel Aparisi Laporta, María Isabel Gea Ortigas y con una historiadora del Grupo Taller Historia Social de la Universidad Autónoma.

La idea era entrevistarlas y poner encima de la mesa cuestiones que nos habían ido surgiendo en el proceso de investigación. Por circunstancias ajenas a nosotras, no pudimos entrevistar ni a Aparisi ni a Gea, aunque sí pudimos hacer llegar algunas preguntas a Victoria López Barahona, que investiga sobre la mujer trabajadora en la historia de Madrid, y que reproducimos en este enlace.